domingo, 17 de junio de 2018

Torrent de Pareis (2018)

Una temporada mas se acaba con el Torrent de Pareis como objetivo. Como otros años hay quien quiere remontarlo hasta S'Entreforc para después bajar con el resto del grupo. Han partido a las 7:45 con los coches hacia Sa Calobra. Mientras espero a los que vamos a hacer solo el descenso. A las 8:30 hay llegado todos los que vamos a hacer la bajada. Seremos 10 que bajamos (incluidos dos niños) y que nos juntaremos con los 7 que remontan.
Mientras esperamos, han llegado unos cuantos autocares, uno grande y dos pequeños. Es de suponer que vayan también a hacer la misma excursión. En esta época es casi normal. Y pensamos que habrá 'overbooking' en los pasos.
Hacemos la bajada sin prisas pero sin pausas utilizando siempre el sendero. Hacemos alguna parada para fotos y para comprobar si el 'eco' sigue funcionando como se supone. En poco mas de una hora y sin contratiempos nos plantamos en S'Entreforc donde algunos de los que remontan ya nos esperan. Dicen que la subida es mas fácil que la bajada y que además no se han encontrado con atascos. Llegan los rezagados y merendamos como siempre en este sitio mientras comprobamos como unas martas van y vienen recogiendo comida que otros excursionistas les tiran. Además de las martas también están las cabras. Hoy S'Entreforc parece un zoológico. Mientras merendamos nos pasan diversos grupos.
Empezamos la bajada subiendo, como es habitual, pues hay que remontar un poco para después bajar al primero de los pasos. Desde allí vemos la aglomeración que se ha juntado en él. No es difícil, pero por poco que uno no se decida hace retener a todos los demás. Unos de nosotros miran a ver si encuentran algún modo de sortear el atasco y encuentran una ruta alternativa, no tan segura, pero al menos ganamos tiempo. Si hay que esperar por lo menos hay 40 personas delante de nosotros. El paso está por la izquierda del paso habitual en una especie de tobogán, como si fuera una escupidera (OJO, es bastante delicado), que si se salva sin problemas te deja al mismo nivel que yendo por el paso normal.
De esta forma nos hemos quitado bastante gente de delante pero hay que esperar en el siguiente paso, aunque ya no hay que esperar tanto. Han puesto unas cuerdas que aprovechamos para asegurar el descenso (no es difícil pero ya que están, se pueden aprovechar). Una vez salvado el paso ya vamos por el cauce saltando de tanto en tanto y esquivando algún que otro gorg bien sea por la derecha o bien sea por la izquierda, como es el Gorg de sa Figuera, donde como es habitual en alguno de nosotros se dejan caer por un estrecho agujero y destrepar un salto de unos cuantos metros. Hasta los niños se atreven con el desafío. El camino habitual es ascender un poco para luego descender y llegar de nuevo al cauce poco antes de la Cova del Romagueral. Allí aprovechamos para descansar un poco a la sombra y refrescarnos con el agua de un charco en una roca.
Tras la Cova del Romagueral viene el tramo mas fresco. A esta altura del torrente ya casi vamos solos. No hay casi nadie de otros grupos con nosotros. Vamos rápido, igual demasiado rápidos, lo que no nos permite disfrutar bien del entorno. Nos quedan dos pasos complicados, el del Grassos, estrenyeu-vos y el de S'Estaló y que con la destreza de cada uno y la ayuda de todos se hacen en un plis-plas. Llegamos a Es Degotís, que hoy tiene mas agua que estos años pasados y donde la ducha es obligada. Apenas hora y poco nos queda para llegar a la desembocadura y, algunos, darse el merecido baño en sus pobladas aguas.
Una temporada mas ha terminado. Y el Torrent no defrauda. El calendario de la siguiente temporada está ya preparado así que a partir de septiembre nos volveremos a encontrar para nuevas excursiones.

Aquí podéis ver unas fotos de la excursión.
Y aquí otras fotos. Gracias Jaume.

domingo, 20 de mayo de 2018

Sa Travessa Curiablanquera

De entrada es posible que el título sorprenda. Esta Travessa recorre las montañas circundantes del núcleo de S'Alquería. Son montañas de poca altura pero que al estar algo aisladas permiten divisar desde sus cimas una vasta extensión de terreno, solo cortado por las más altas y cercanas cimas del Puig de Sant Salvador. Esta 'travessa', nos cuentan Antònia y Salvador, nuestros guías hoy, fue realizada, quien sabe si por vez primera, por nuestro compañero Jaume. Seguramente sus cimas se hayan hecho miles de veces de forma individual, pero es posible que Jaume las enlazó unas con otras a modo de pequeña (o gran) travessa.
A las nueve ya hemos llegado a la iglesia de S'Alqueria Blanca casi todos los que haremos la excursión. Pero una avería en el coche de Mateo hace que se retrase un poco la salida para poder ir a buscarle. Antònia y Salvador dan la bienvenida al grupo y nos ponen un poco al corriente del recorrido que realizaremos. A las 9:30 partimos los 19 excursionistas callejeando por el pueblo. Paramos en una casa donde la madre de Antònia y el padre de Salvador dan el sus de inicio oficial de la excursión.
El primer tramo discurre por asfalto. Pasamos por el Pou del Rei, con unas poleas todavía de madera. Seguimos recto durante un rato pero nos desviamos por el Camí de Son Llorenç (creo que era ese) para visitar la Cova de ses Genetes. Al llegar a unas barreras hay que ir ya campo a través siguiendo algún que otro hito de piedra entre la garriga. Llegamos a la cueva unos 40 minutos después de salir. La cueva es un agujero en el suelo y por un corto pasillo enseguida hay que descender a un nivel inferior. Tras gatear un poco (para no darse con la cabeza en el techo) se llega a unas salas pequeñas pero curiosas. A partir de ahí hay mas galerías (a modo de gateras) que necesitarían de equipo mas especializado.
Tras la visita pensamos que es la hora de merendar, pero no. Lo haremos en el Oratorio de la Consolació que tenemos hacia el suroeste. Desandamos lo andado y retomamos el camino para tras dar un rodeo tomar un sendero campo a través que nos deja en la explanada del oratorio. Hemos hecho este tramo en casi una hora. Aquí visitaremos la iglesia y haremos la parada de la merienda. El oratorio parece una pequeña fortificación. Tras unas puertas de madera se entra en un patio interior y por unas escaleras se accede a la iglesia. Preside la iglesia una talla de la Virgen de la Consolación.
Tras la visita y la merienda retomamos la marcha rodeando primeramente toda la edificación, para no dejarnos nada pendiente, y con un deja vu al pasar de nuevo por el portal donde hemos merendado. Bajamos del oratorio por unos escalones y siguiendo un sendero, donde encontramos un nido de perdiz (se ve que hay poca gente que vaya por ahí), hasta encontrar de nuevo el asfalto. Es la carretera que accede al oratorio y que actualmente está cortada por un desmoronamiento a la altura de la cantera.
Giramos a la derecha, luego en una bifurcación vamos a la izquierda y luego en otra nuevamente a la izquierda. Pocos metros después dejamos el camino y nuevamente campo a través nos adentramos por la garriga mas o menos paralelos a una pared de pedra en sec que tenemos a la derecha. Estamos subiendo Es Puig Gros que con 2750 dm es la máxima elevación que haremos hoy. Se nota que el terreno por donde vamos está mas o menos pisado, pero no da la impresión que lo recorra mucha gente. En apenas media hora desde el oratorio llegamos a la cima donde hay un hito geodésico.
La bajada la haremos en dirección noreste por el pequeño altiplano. En un momento dado nos desviamos hacia la izquierda por una vaguada donde se encuentra una especie de gorg (en época de lluvias). Pero el terreno está muy sucio de carrizo y lo dejamos para otra ocasión (Antònia: tienes deberes que hacer). Seguimos en dirección noreste bajando, ahora sí, y siguiendo mas o menos la divisoria entre Felanitx y Santanyi. En un tramo de camino mas o menos asfaltado nos hacemos una simpática foto en la que marcamos nosotros mismos la divisoria.
En dirección este continuamos desde ese camino. Vamos ahora hacia la Sa Penya Bosca. Dejamos a la derecha, más o menos a un centenar de metros, la Cova de ses Genetes y vamos subiendo poco a poco las laderas de esa otra cima de 2570 dm. La vegetación sorprende por el color rojizo de la lletrera arbustiva. Las hojas adquieren ese color previamente a la caída de las mismas, como hacen otros árboles caducifolios; pero mientras estos lo hacen para combatir el invierno, aquella lo hace para soportar los calores estivales. También se ven aquí y allí orquídeas piramidales que dan otro toque de color. Vamos subiendo poco a poco dejando un poco de acantilado a nuestra izquierda y con vistas al Puig de San Salvador y el Puig de s'Envestida. Poco antes de hacer cima (por decir algo, pues también es un pequeño altiplano) hacemos la parada para comer a la orilla de ese acantilado y con buenas vistas hacia el norte y oeste (donde destaca el Puig de Randa). El día no está claro, de lo contrario hubiéramos visto también la Serra de Tramuntana pero una bruma nos la oculta por completo. Todo este tramo desde la salida del oratorio pasando por Es Puig Gros hasta la parada para comer lo hemos realizado en 2 horas.
Tras la comida seguimos mas o menos al lado del acantilado comentando las casas y chalets que vemos en el llano. Dejamos de subir y llaneamos por el alto sin detectar cual es el punto mas alto. Vamos entre la garriga de mata y ullastre. Tras pasar por la cima nos dirigimos hacia el sur, en dirección a la Penya Rodona, una verdadera terraza natural desde donde se domina toda la parte sureste de la isla. Una fantástica vista. Para la bajada tomamos hacia el norte para encontrar una especie de escalones naturales que nos dejan en la base de la montaña. Tras pasar por un pequeño vertedero ilegal nos toca realizar el tramo mas delicado... delicado para nuestras piernas. El sendero cruza un matorral de gatova que nos dejará las marcas pertinentes. Hemos encontrado esta planta por casi toda la excursión y hemos hablado de como se llamaba en castellano cosa que no recordaba. Realmente muchas de estas plantas espinosas tienen el nombre de genista, aunque no todas las espinosas son genistas. Y también hay genistas que no son espinosas... Vamos... un lío. El caso es que esta gatova que nos va a hacer recordar este tramo de sendero es endémica de Mallorca. Es decir, que no la encontramos en ningún otro sitio de la tierra. Creo que bien vale unos cuantos arañazos y picaduras.
Llegamos por fin a un camino asfaltado que seguimos hacia la derecha pero en sendas bifurcaciones tomamos el camino de la izquierda hasta llegar nuevamente al Camí del Pou del Rei. Hacia la izquierda iríamos directamente hacia S'Alqueria. Pero Antònia nos quiere enseñar el Camí de ses Llenties. Torpe de mi, esas llenties son pequeños fósiles de animales de origen marino llamados nummulites. Todos tienen forma de lenteja y de ahí el nombre del camino. Los que había visto hasta ahora estaban incrustados en la piedra y hete aquí que me los encuentro perfectamente identificables y no me doy cuenta de ello. Y yo pensando en qué tipo de piedra o de grava se había empleado para hacer este camino. Al menos queda aquí el dato. Ahora el camino no es como era ya que según cuenta Antònia unas riadas se llevaron gran parte del terreno, pero aún quedan restos de lo que fue.
Y por fin llegamos a S'Alqueria terminando la excursión. Está bien cambiar de aires y conocer comarcas nuevas que sorprenden por su variedad de paisaje, por su historia y su naturaleza. Todo esto ha tenido esta excursión de unos 13 km y en los he hemos superado cimas de mas de 2000 dm. Ahora bien, nos sigue quedando la duda de esas especies de pieles o mudas de color blanco que colgaban aquí y allá mientras andábamos por la garriga. Qué organismo sería el dueño de esos restos tan curiosos?

Powered by Wikiloc

Aquí podéis ver unas fotos de la excursión.
Y aquí otras fotos. Gracias Jaume.

domingo, 15 de abril de 2018

Talaia Moreia - Talaia Freda

Hemos quedado en la plaza de la iglesia de la Colonia de Sant Pere. El día está un poco desapacible pero se espera buen tiempo a partir de media mañana. Esperamos unos minutos de cortesía y vamos con los coches hasta el punto de inicio de la excursión, poco antes de llegar a Betlem. Aparcamos los vehículos y empezamos a andar los 21 excursionistas (incluida una muchacha) por la carretera en dirección a Es Caló.
El asfalto se acaba al poco de dejar atrás la urbanización de Betlem. Vamos por terreno plano, entre pinos y bordeando la costa. A nuestra derecha tenemos las cimas por las que iremos a la tarde: Puig de sa Tudosa (con las antenas de comunicaciones), Talaia Freda y Puig de sa Creu. Es entonces cuando caen cuatro gotas que hacen pensar que no hará tan buen tiempo como se pensaba. Pronto llegamos a Es Caló, donde pensamos que haríamos la parada para merendar, pero no es así. Nuestro guía, Adrián, sigue adelante y nosotros tras el, y tras pasar una pequeña cala (ay que ver qué cosas trae el mar; una enorme boya de color azul), desembocadura de un torrente, empezamos a subir por las laderas de la Esquena des Mul. Es una subida fatigosa, posiblemente la mas dura de la jornada. No se ve un sendero muy muy marcado, pero las fites aquí y allá hacen fácil su seguimiento. Tras pasar esa pequeña cima paramos, ahora si, a merendar, sentados de cara a la Badía de Alcúdia y con vistas a los acantilados de las cimas que recorreremos mas tarde. Hemos andado poco mas de hora y media.
Tras la merienda no hemos acabado de subir. Vamos ascendiendo más o menos por la arista del contrafuerte en el que nos encontramos hasta llegar al Coll des Vent. Allí algunos se animan a seguir por la arista en un ascenso algo delicado; otros mas prudentes continúan por las fitas rodeando el roquedal y saludando a los que están por encima y así poco a poco nos acercamos al punto mas delicado aunque ya lo hemos pasado otras veces. Una canal estrecha y con pocos puntos de apoyo que, gracias a la ayuda de otros, se salva sin mayores consecuencias, dejándonos en el altiplano de la Talaia Moreia y cuya antigua torre de vigilancia ya tenemos a la vista. Allá nos dirigimos y descansamos un poco mientras otros suben a la torre a hacerse fotos. Por los alrededores hay una planta endémica de este sitio y de la Coma Fosca (en el Puig Major) pero que por desgracia aún no está en flor. Pero es curiosa esta distribución tan irregular en dos sitios tan diferentes de Mallorca. Desde la parada de la merienda hemos tardado una hora.
Tras el descanso descendemos en dirección sur por una amplia cresta. Poco a poco va dirigiéndose hacia el sureste encontrando una rejilla que hay que saltar dos veces por un botador. Al final llegamos al Coll Paret donde finaliza una pista forestal. Seguimos la pista. La idea era subir 'a la mala' al Puig de sa Tudosa, pero ya hace bastante calor y vamos un poco retrasados, por lo que evitamos ese esfuerzo y continuamos adelante hasta llegar al inicio del sendero que asciende a la Talaia Freda. Es el último esfuerzo importante del día. Hace bastante calor y se hace un poco duro, pero al final lo conseguimos todos. En poco mas de dos horas desde la Talaia Moreia hemos hecho este tramo. Paramos a descansar y a comer, que bien merecido lo tenemos.
Ahora sí todo será descenso, o casi todo. Bajamos bordeando el acantilado hacia el Pas de ses Osques y ascendemos un corto tramo llegando al Puig de sa Creu. Nueva parada para fotos, descanso y admirar el panorama. El sendero continúa en dirección sur en suave descenso hasta llegar al Coll de sa Trufa donde enlazamos con el GR-222. Vamos hacia la derecha, hacia la Ermita de Betlem con la idea de coger agua en la Font de s'Ermita. El calor ha hecho que algunos se hayan quedado sin agua, así que hay que abastecerse. Desde la Talaia Freda, en algo mas de hora y media llegamos a la fuente. Mana de forma abundante y está fresca lo que es de agradecer. Aquí paramos también un buen rato. Hemos hecho bastantes paradas y vamos con retraso, pero tampoco importa mucho.
Ahora queda un descenso por el Pas des Grau siguiendo el GR y en menos de una hora estamos ya en los coches. Así y todo son las seis de la tarde cuando llegamos a los coches.
Ha sido una excursión larga, con bastante calor, pero que ha valido la pena por la belleza del sitio y de sus paisajes.

Powered by Wikiloc

Aquí podéis ver unas fotos de la excursión.
Y aquí otras fotos. Gracias Jaume.

domingo, 18 de marzo de 2018

Pas de sa Romana - Morro de Cúber

Son las 9 de la mañana en el Embalse de Cúber. El día no está muy apacible. Está cubierto y hace algo de frío. Para no estar mucho tiempo parados empezamos la excursión cuando apenas han pasado 10 minutos de la hora indicada. Pasamos el portillo de entrada hacia el embalse y caminamos en dirección a la presa. Si bien no están al completo, ver los embalses con tanta agua, en comparación con el nivel que tenían hace unos meses, alegra la vista. Poco antes de llegar a la presa Jesús recibe una llamada de unos que se han presentado a ultima hora. Les dice que les esperaremos en la presa del embalse. Al poco tiempo llegan por lo que seremos 19 (menores incluidos) los que haremos la excursión. Un servidor será el guía.
Mientras esperamos nos damos cuenta de lo que nos espera por allá arriba. Frio y viento. El termómetro del coche marcaba 7 grados, pero con el viento la sensación de frío es mayor. Se agradece el sol cuando le da por asomar un poco, pero es tan escaso el tiempo que brilla.
Una vez reunidos, giramos a la izquierda antes de alcanzar la presa, bajando por el sendero que desciende por el Torrent d'Almadrà. Pero al poco tiempo, pasada una gran roca en medio del camino, giramos a la izquierda ladera arriba y fora camí. La pendiente es muy pronunciada y en seguida se estira el grupo. Jesús sube un poco demasiado deprisa teniendo que hacer una parada para coger aire (y tranquilizar el corazón). La subida se prolonga casi hasta la altura de una hiedra que trepa en la pared que tenemos enfrente. Pero no hay que alcanzarla. En una especie de marge, hay que girar a la derecha. La idea es rodear la montaña dejándola a la izquierda. Hay fites que marcan el trayecto a seguir. Tras el giro hacemos un poco de descenso abrupto y un poco de llano y en un pequeño escalón que forma la ladera alcanzamos el Pas de sa Romana (el brazo metálico de una romana está clavado literalmente en la piedra y parece que era utilizado como soporte de un vallado). Resulta curioso encontrar esta otra utilidad a este instrumento.
Tras el paso seguimos los hitos de piedras como únicos elementos de orientación. No hay sendero. No hay marcas de pintura (antes hemos visto alguna flecha que otra). Todo es ir andando y saltando entre rocas. Vamos más o menos llaneando sin subir ni bajar mucho desnivel hasta que llegamos a un canchal. Ahí tenemos que remontarlo por la derecha llegando hasta la altura de una encina donde aprovechamos para descansar y almorzar. Hemos estado andando casi hora y media.
Mientras merendamos notamos el viento y el frio que hace. El árbol no es que tape mucho así que apenas un cuarto de hora después retomamos la marcha. Dejamos el canchal a la espalda y subimos hacia la arista que hay a la derecha (dirección este). Allí volvemos a llanear (más o menos). Iba todo tan bien cuando, en un poco de ascenso para salvar una pequeña arista, Martí pisa en una roca que cedió al peso y se vino abajo. Martí fue detrás de ella rodando por la ladera. Menos mal que paró enseguida, pues de seguir rodando no se lo que hubiera podido suceder. Al final el accidente se saldó con una abrasión en la frente y dolores en el brazo y la mano. Estamos un rato con el curándole la herida y animándole un poco del susto sufrido. Al poco reemprendemos la marcha con la lección aprendida; en la montaña no hay que bajar la guardia en ningún momento. Por suerte sólo fue un mal trago.
Seguimos adelante siguiendo las fites hasta que llega un punto en el que dejan de verse. O me he despistado o se han cansado de poner. Menos mal del GPS que me indica que me he pasado un poco de la ruta, así que ahora toca subir (dirección norte). Igualmente hubiéramos hecho lo mismo de seguir el trazado correcto. La ladera es empinada pero ofrece buen agarre y hay escalones naturales que permiten ir subiendo poco a poco. El caso es ascender buscando la manera mas fácil. Son 50 metros de fuerte desnivel pero que luego se suavizan bastante. La cima está delante de nosotros y llegamos a ella tras recorrer un poco la arista cimal hacia la derecha. Apenas hay nada que la destaque incluso es mas baja que otra cima que tenemos al noreste y que no tiene nombre. Son las 11:45 y me da la impresión de que vamos con retraso. Casi tres horas en hacer este tramo, pero entre unas cosas y otras (hemos hecho dos paradas extra) es normal. No hay problema. Luego será todo mas fácil.
Vemos hacia el sur las moles del Puig de s'Alcadena y Puig d'Alaró, delante la Serra d'Amós y al fondo, fondo el archipiélago de Cabrera. Vemos también el sendero GR que desciende (o asciende) por la Coma des Ases y por el noreste las cimas del Puig de sa Font y Sa Torreta. El Puig Major y el embalse de Cúber dominan gran parte del paisaje y a nuestra espalda (suroeste) se ve la cima de Sa Rateta.
Pasamos rápidamente por la cima y vamos siguiendo la arista en dirección noreste hacia el otro pico al que no subimos sino que lo rodeamos por la derecha y en poco tiempo llegamos, media hora después, al Coll de sa Coma des Ases. Martí está bien y quiere seguir. Este tramo ha ido sin mochila (gracias Gabriel) y aún irá un poco más sin ella. Pero la parte dura ya está hecha. Ahora parecerá que corremos aunque veamos mucha distancia. Desde el collado vemos el siguiente punto a alcanzar que es la base del Puig de sa Font, donde hay una especie de rampa que rodea la cima por la izquierda. Antes sortearemos una cima rocosa (también sin nombre) que tenemos justo delante. Se puede ir cresteando, pero la rodearemos para hacerla un poco mas llevadera. Tras rodearla y andar un trecho por una ladera de càrritx llegamos a la base del puig donde esperamos un poco para agruparnos. Pasamos por esa rampa que veíamos a lo lejos y que nos coloca casi en la cima. Hemos tardado casi una hora desde el collado anterior. No hace falta subir a la cima (ya se empieza a notar el cansancio y hay que ahorrar fuerzas) para ver mas cumbres que nos rodean. Vemos ahora el Puig de Massanella y Puig de Galileu, el embalse del Gorg Blau y cerca de nosotros el Puig de Tossals Verds y el Morro d'Almallutx (último ascenso a realizar).
Desde nuestra posición el Morro de Almallutx parece mas lejos de lo que realmente está, pero es un paseo cómodo primeramente en descenso por la arista en dirección este, atravesamos el amplio collado que nos separa de nuestro objetivo, con carrizo y pinos sueltos y nos plantamos en la base de una cima secundaria al oeste de la principal. Nos toca hacer ahora una corta pero empinada subida hacia dicha cima secundaria para luego ir por la cresta en dirección este. No recordaba que hay como dos cimas principales. Al llegar a la primera pensamos que ya no había que subir mas hasta que vemos la otra, que si bien no es nada en comparación a lo que hemos hecho ya vamos bastante tocados (y unos mas que otros). Pero... que ya está todo hecho y luego SI que será todo bajada (¿verdad Yolanda?). Hacemos esa última 'ascensión' y llegamos al Morro de Almallutx, donde no estamos ni cinco minutos. Hace mucho viento y frío y no podemos quedarnos parados mucho tiempo, ni siquiera para hacer la foto de grupo. Así que bajamos siguiendo fites ladera abajo en dirección al collado que nos separa del Puig de Tossals Verds, al que llegamos en algo más de una hora desde el Puig de sa Font. Al lado de la caseta de nevaters y del pou de neu comemos y descansamos un poco al abrigo del aire.
Tras la parada queda un cómodo descenso hacia el Coll des Coloms (dirección este), donde enlazamos con el GR. Vamos hacia la izquierda hasta enlazar con el canal de trasvase del Gorg Blau a Cúber y ya, por camino llano, llegar a los coches pocos minutos después de las cuatro de la tarde. Parece que la excursión ha gustado y aunque cansados, que lo estamos todos, se les ve contentos. Han sido unos 10 kilómetros de buen andar y no siempre por terreno cómodo.

Powered by Wikiloc

En este enlace podéis ver fotos de la excursión.
Y en este otro enlace otras fotos.

domingo, 18 de febrero de 2018

Puig des Vent

La idea era quedar en los alrededores del campo de fútbol de Valldemossa, como otras veces, pero Tià (nuestro guía hoy) un par de días antes avisó que mejor quedar en el inicio del camino de Es Cairats, evitando el tramo asfaltado. Por tanto allí estamos a las 9:00. Algunos sí que fueron al campo de fútbol por lo que tuvimos que esperar un poco, pero 10 minutos después de la hora fijada iniciamos la excursión los 27 (6 niños incluidos) que nos hemos juntado.
Tomamos el Camí des Cairats que discurre por el fondo de la coma del mismo nombre y que corresponde a un tramo del GR221. Ascendemos poco a poco con el bosque a nuestra izquierda y olivar a la derecha. Al cabo de un rato pasamos por la caseta en ruinas de los antiguos depósitos de la Font de na Ropit. Aún la pendiente es suave; poco a poco se irá acentuando. Unos minutos después llegamos al inicio de la finca pública de Son Moragues. Un portillo de madera y un panel indicador (que ya no tiene nada de panel) así nos lo hace saber. Allí nos desviamos del ancho camino y vamos a la izquierda por una senda que pasa al lado de una bassa y continúa hasta un forn de calç. Tià explica un poco a los jóvenes para qué servían esas estructuras de piedra, así como otros oficios de antaño. Seguimos prácticamente por el lecho del torrente para desviarnos poco después ladera arriba por la izquierda. Seguimos un sendero bastante definido marcado de tanto en tanto con fites y puntos de pintura roja. Hacemos unos cuantos zig-zags remontando la ladera del Puig des Boixos. Una hora mas o menos después de la partida, paramos a merendar.
Retomamos la marcha 20 minutos después. De nuevo entramos en calor en contraste con el frío que hace alrededor. Ha caído un poco de agua pero no podemos decir que haya llovido. El camino no es incómodo a pesar del carrizo y poco a poco llegamos a la altura del Pas de sa Creu. Allí el camino que encontramos es mas ancho y siguiéndolo hacia la derecha llegamos a una sitja y Tià nos indica que hemos llegado al Racó Perdut. Este último tramo ha tenido unas vistas muy majas hacia la vaguada de Es Cairats.
El guía nos dice que se acaba el camino y hay que ascender, no se puede decir trepar, ladera arriba por donde buenamente se pueda, mas o menos en dirección noreste. Así con este ultimo esfuerzo llegamos nuevamente al GR221. No llega a la hora de camino desde la parada de la merienda y se puede decir que lo mas duro ha pasado. Lo que queda de subida casi no se puede considerar como tal.
Seguimos por el GR221 girando a la izquierda y al poco tiempo nos desviamos a la derecha por una senda que nos adentra en el Pla de Mala Garba (también conocido como Pla de sa Serp). Aparte de un pequeño repecho el camino es casi plano. Por otra parte poco a poco vamos siendo rodeados por la niebla que cada vez se hará mas espesa de tal forma que apenas vemos bien a 100 m. Pasamos por al lado de una era y hacemos la foto de grupo y un poco mas adelante llegamos, y porque nos dicen que es eso, al Puig des Vent. Apenas estamos 5 minutos. No hace falta estar mas tiempo pues la niebla impide ver nada. Regresamos por el mismo camino hasta llegar al GR nuevamente. Desde el Racó Perdut hemos hecho el recorrido en una hora y tres cuartos.
En el GR giramos a la derecha. Al poco giramos hacia el oeste y remontamos la cuestecilla hacia el Puig Gros. Seguimos apenas sin vistas a causa de la niebla, pero poco a poco irá despejándose. Bajando del Puig Gros nos desviamos hacia la Cova de s'Aigo donde aprovecharemos para comer. Es un poco pronto pero al estar a resguardo del aire se está bastante bien.
Volvemos al camino y entramos en la zona del Pla des Aritges. Dejamos el Camí de s'Arxiduc a la derecha y seguimos suroeste en dirección al Mirador de ses Basses. Pero bastante antes de llegar nos indica Tià la bajada por la Canal d'en Gordo. Una vaguada que tenemos a la izquierda. Así que casi casi en dirección sur vamos bajando como buenamente puede cada uno. A la media hora de bajada cruzamos un sendero bastante definido, pero seguimos canal abajo y un cuarto de hora mas tarde llegamos a un pequeño salto: una pared de piedra seca que hay que destrepar, bien sea por la propia pared o por un paso a la derecha. Ya nos avisó que había una sorpresa casi al final. Una vez hecho esto llegamos 5 minutos después al Camí des Cairats. Solo queda desandar el camino de la mañana hasta llegar a los coches.
Una nueva ruta desconocida para muchos y muy amena. Lástima de la niebla que nos ha impedido disfrutar de bellos paisajes. Otra vez será.

Powered by Wikiloc

En este enlace podéis ver fotos de la excursión.


domingo, 21 de enero de 2018

Ull de Déu y Camí de l'Ordial

Hoy nos hemos juntado 14 para hacer la excursión de Santueri. El sitio elegido no tiene mucho lugar para aparcar y el que tiene no es muy apto para coches bajos. Por eso algunos han ido al área recreativa de Menut II (a unos 2 km) y Tomeu ha hecho de taxista para acercarlos. Pero salvado este punto nos queda por delante una buena excursión, en su mayoría por camino/sendero aunque también habrá zonas donde la orientación es crucial y por lo que ya veremos no ando muy ducho en esas lides. El guía es Jesús pero en parte el recorrido también es cosa mía.
Entre unas cosas y otras arrancamos casi a las nueve y media. La primera parte del recorrido nos conducirá por camino de carro hacia las casas de Femenia (Femenia Nou y Femenia Vell) y el Coll Ciuró, donde merendaremos. Es una subida bastante tendida pero con algún tramo fuerte y casi casi es lo mas duro de la excursión, pues se tiende a hacer bastante rápido y hace aflorar el cansancio de ese primer esfuerzo. Pero al ser un camino ancho y sin apenas 'baches' en casi una hora hemos alcanzado el collado. Tras él tenemos el Pla de s'Arguilota. A nuestra derecha vemos en todo momento los predios de Mortitx, también los alrededores del Torrent de Mortitx y ya mas lejos la Vall d'Ariant y el macizo de Ternelles. Mas a la derecha la bahía de Pollença, el Puig de Maria y la península d'Alcudia. A nuestra izquierda tenemos las laderas del Puig Caragoler de Femenia y hemos dejado hace un rato atrás la verruga casi inconfundible del Putxet Rodó. El día acompaña. Está despejado, el aire es frío pero al sol se está muy bien. En el collado, al abrigo del viento, merendamos.
Tras los veinte minutos habituales de descanso y merienda, retomamos la marcha, saliendo del camino y rodeando el Puig de ses Moles que tenemos a nuestra derecha. No vamos a subir a el. Vamos en dirección norte, manteniendo la altura al principio. Es ahora cuando en un despiste en vez de dirigir a Jesús hacia un collado mas en subida le dirijo hacia otro casi a nivel, de tal forma que vamos bajando en vez de subiendo. En vez de ir un poco hacia el noreste hemos seguido norte. Llegamos a un punto que coincide con la bajada por lo que tenemos que subir de forma intensa para alcanzar s'Ull de Déu. No ha sido mucho pero nos supone un esfuerzo extra, que no hubiera importado hacer de estar un poco mas al tanto.
A s'Ull de Déu llegamos tras una media hora de marcha desde el collado de la merienda. Es este una especie de corto túnel que atraviesa la montaña de una parte a otra. Es de suponer que antes fuera una cueva que por la erosión ha perdido los extremos abriéndose al exterior. La verdad es que es un rincón natural curioso. Desde allí podemos ver los alrededores ya mencionados antes añadiendo la Cuculla de Fartaritx y el Puig de Ca por el sureste y el Puig Roig por el suroeste. Aprovechamos para hacer la foto de grupo y pasar algunos por el photocall, con fondo hacia el Vall d'Ariant y Ternelles. Mientras, en un rincón, Jesús aprovecha para poner un simpático nacimiento.
Empezamos la bajada casi media hora mas tarde. Hacemos el mismo camino que hemos hecho para llegar hasta alcanzar el punto del despiste donde retomamos de nuevo la dirección norte dejando una especie de 'morro' a nuestra derecha y entrando en una zona un poco mas suave. Vemos ante nosotros un camino encementado (es el que llega hasta les Basses) y que es adonde nos dirigimos. Pero poco antes de llegar a el otro despiste hace que algunos de nosotros, yo entre ellos, pasemos un tramo un poco delicado con necesidad de agarre de manos. Teníamos que haber girado hacia el oeste un poco antes pero lo hicimos tarde. El resto del grupo mejor dirigidos por Adrian lo evitan. Pero... alguien preguntó ¿por qué la excursión estaba marcada con un '3'? Pues por esto... que en un momento dado hay que echar mano de las mismas. Es broma. Un despiste puede jugar malas pasadas. Menos mal que por suerte nada pasó y nos plantamos poco después en el ancho camino que veíamos. Todo este tramo desde el Coll Ciuró hasta llegar al camino ha sido 'a la mala', por terreno rocoso y con carrizo. Hay fites pero te despistas un poco y tienes que corregir. Desde s'Ull de Déu hemos tardado una hora. Ahora sí que podemos decir que hemos hecho todo lo difícil de la excursión. Lo que queda es casi casi un paseo. Y empezamos dicho paseo en subida pasando por el Coll des Vent y luego en bajada dejando a un lado y otro el Campet Rodó, la Font Blanca, el refugio de Lavanor, las represas del Torrent de s'Hort hasta llegar a los campos de Mortitx. Este tramo de camino lo hemos hecho en casi una hora. Antes de llegar a las casas de Mortitx nos desviamos a la derecha para empezar la segunda parte de la excursión.
Seguimos dejando los viñedos a la derecha hasta llegar al extremo oeste donde cruzamos un torrente (viene de la Coma de na Morella, según los mapas) y tomamos un camino ancho en fuerte subida. Tras tanto tramo de llaneo, este repecho quita el aliento. Al final llegamos a los campos de l'Ordial, un bonito rincón. Allí bordeando el campo por la izquierda llegamos a un portillo donde empieza un bonito camino empedrado. Es el Camí de l'Ordial y es un bello ejemplo de lo que eran las rutas de comunicación de antaño. Un poco después de un portillo hay una especie de soleado balcón natural donde, aunque hace un poco de viento fresco que tampoco es muy molesto, hacemos el descanso para la comida. A las dos y cuarto, es buena hora para comer.
Tras la comida y al solecito entra un poco la modorra así que damos unos minutos de relax. Queda para terminar la excursión algo mas de una hora. Vamos sobrados de tiempo así que dejamos hacer a Morfeo. A las tres retomamos la marcha. Queda, y eso lo he callado al grupo, un tramo de subida algo durillo lo que ocasiona alguna que otra protesta, pero apenas ha sido un cuarto de hora, lo justo para alcanzar un portillo desvencijado que debía de ser la separación de fincas entre Femenia y Mortitx y desde donde tenemos una nueva y bonita vista sobre Mortitx, Ternelles y la bahía de Pollença. A partir de ahí se allana un poco y nuevamente sin un trazado bien definido nos vamos acercando al camino de Femenía, dejando las casas a la izquierda y entrando en él por un portillo. Solo queda desandar lo andado por la mañana para llegar al coche un poco pasadas las cuatro de la tarde.
El GPS marca un recorrido de unos 15 km. La excursión ha visitado dos rincones desconocidos para muchos mallorquines. Uno natural, s'Ull de Déu y otro humano, el Camí de l'Ordial. Y son dos mas a añadir a esa lista de sitios destacados de nuestra isla.

Powered by Wikiloc

En este enlace podéis ver fotos de la excursión.


domingo, 17 de diciembre de 2017

Moleta de Binifaldó

La excursión de hoy ha sido una variante de la clásica Volta a la Moleta de Binifaldó. Un poco pasadas las nueve salimos del refugio de Son Amer. Somos 15 incluidos 4 niños. El tiempo está un poco revuelto. Se espera algo de lluvia en las primeras horas y es lo que sucede mientras estamos subiendo hacia el Coll Pelat. Nos ponemos los chubasqueros y esperamos un poco a que la leve granizada amaine.
En el mirador cercano al Coll Pelat hacemos la parada para la merienda. Apenas hemos andado 40 minutos, pero es un buen sitio para descansar y contemplar el paisaje que desde allí se divisa.
Apenas 20 minutos después retomamos la marcha. En seguida llegamos al Coll Pelat y aquí hacemos la primera variante. En vez de rodear la moleta (la tenemos delante) vamos recto por la arista en dirección norte. La subida no es dura. Se hace suavemente y en ocasiones puedes descansar y disfrutar de las vistas en distintos miradores naturales sobre los acantilados. Cuando entramos en la zona rocosa y sin bosque estamos ya a punto de llegar a la cima, coronada por unas placas solares, una caseta y una antena de ¿comunicaciones?. Un poco mas adelante está la verdadera cima a la que nos dirigimos y a la que llegamos un poco mas tarde de las once. Allí Jesús aprovecha para dejar un pequeño belén que esperamos que dure mucho tiempo.
Alrededor, aparte de la presencia cercana y majestuosa del Puig Tomir, tenemos el Puig de n'Alí, el Puig de Galileu, el Puig de Massanella y Puig Major (a estos dos últimos no se ve la cima por las nubes), el Puig Roig y el Puig Caragoler de Femenia.
La bajada la hacemos un poco a la aventura. No se ven fites que indiquen un camino aunque mas tarde habrá alguna que otra. Vamos hacia el noreste y en un momento dado bajamos un trecho por una amplia canal para en seguida girar hacia la izquierda. Tras un corto descenso mas o menos pronunciado damos con un senderillo que nos conduce a una pared medianera en donde ya el sendero es mas evidente. Al final llegamos al Coll des Pedregaret, al lado de la antigua embotelladora de Binifaldó. Es casi mediodía y por suerte hace ya muy buen tiempo.
Entramos en un tramo muy cómodo, por camino asfaltado hasta las casas de Binifaldó, hoy centro de educación ambiental. Ahí giramos a la derecha siguiendo el trazado del GR, por camino carretero. Pasamos al lado de la Alzina d'en Pere y poco después giramos a la izquierda por un camino también carretero que tras pasar al lado de la caseta refugio de la Coma de Binifaldó nos deja en la carretera a la altura del área recreativa de Menut II.
Un camino, ancho al principio, del otro lado del arroyo que la atraviesa, y que después se convierte en senda, es el inicio de un recorrido fantástico entre el lapiaz con recovecos y rincones encantadores. Parece mentira encontrar una senda que pueda ir entre las piedras sin casi esfuerzo. La senda está marcada en ocasiones con antiguos puntos de colores y te ayuda en el camino, pero es para deambular (ojo, teniendo cuidado, que tampoco conviene perderse) por aquí y allá encontrando pequeñas maravillas naturales de piedra, tierra y vegetación.
En un momento dado parece que la ruta marcada se pierde, pero tras buscar un poco descubrimos incluso un camino empedrado por el cual llegamos al área recreativa de Es Piarells. Aunque es un poco pronto, apenas pasan unos minutos de la una, el solecito que hace nos ayuda a tomar la decisión de hacer la parada para comer. En esa especie de banco redondo nos colocamos y disfrutamos del descanso y del sol durante una hora aproximadamente. A lo tonto a lo tonto, una excursión que es corta y sencilla la estamos estirando y vamos a acabar como otras excursiones mas duras. Pero no todo es esfuerzo. Hay que relajarse de vez en cuando.
Retomamos la marcha por un camino ancho en dirección suroeste. Es un camino que rodea la zona de la Cometa des Morts. Poco antes de iniciarse una subida, en una pequeña curva del camino nos desviamos para hacer la segunda de las variantes. Ya la hicimos hace tiempo con el grupo. Nos desviamos a la izquierda y sin fites ni marcas que lo señalen vamos grimpando entre las rocas del lapiaz. Se intenta ir por donde mejor se puede a pesar que a veces las ramas de los árboles impiden un poco el paso no dejamos de ir en dirección sureste. En un momento dado tenemos a nuestra izquierda una especie de callejón en subida delimitado por dos rocas. Es buena señal. Subimos por dicho callejón y giramos a la derecha. Un poco mas arriba llegamos a un pequeño destrepe. A la izquierda del mismo hay una especie de cueva. Ahí ya hemos hecho lo mas difícil. El grupo asciende lento pero seguro. Algún resbalón, por fortuna sin complicaciones (el sitio sin ser peligroso es muy delicado después de la reciente lluvia). Tras ese tramo hemos llegado a una especie de explanada, con encinas, ahora cubierta de hojarasca. Un rincón encantador. Seguimos a nuestra izquierda por otra especie de callejón, esta vez llano y giramos a la derecha siempre entre rocas a veces altas a veces no tanto. Al igual que antes, estos pequeños laberintos de rocas son especialmente encantadores. Hay un poco de repecho y tras el descenso posterior llegamos directamente a la Cometa des Morts.
Pasan unos minutos de las dos y media. La Cometa des Morts es una pequeña sima en la que antaño se encontraros restos de enterramientos de la edad del hierro y bronce. Quien mas quien menos de nosotros ya ha bajado y si a esto añadimos la humedad que parece tener las rocas (después no era tanto), solo 4 de nosotros se adentran en ella. Aparte hay otro pequeño grupo que también ha entrado.
Estamos unos veinte minutos al lado de la sima. Al reanudar la marcha nos dirigimos otra vez por el pequeño laberinto de rocas hacia el noreste. Hay una especie de balcón natural sobre el valle de Lluc que vamos a visitar. De nuevo encontramos pequeñas maravillas de rocas moldeadas por la acción del agua. Pasamos por una especie de corredor o pasillo entre dos grandes rocas en uno de cuyos extremos hay dos árboles que parece que sirven de puerta de entrada y llegamos a ese mirador. Estamos cerca de donde terminamos el ascenso poco antes, en esa especie de explanada con encinas y hojarasca. De hecho, tras la parada unos cuantos bajan de nuevo al camino por la ruta que empleamos para subir. El resto desandamos los pasos llegando de nuevo a la sima. Tomamos el camino ancho que pasa al lado y vamos hacia la derecha, suroeste, hasta encontrar un cruce donde esperamos a los otros.
Mientras, Jesús saca sus dotes de MacGyver para remendar una suela que quiere desprenderse del zapato. Un par de vueltas de cinta aislante y listo.
Queda ya poco para terminar la excursión. La senda que va hacia la izquierda se dirige hacia Lluc. Pero antes hacemos una parada en Es Camell, donde de nuevo la acción del agua ha modelado la roca haciéndola parecer un camello. Poco tiempo después llegamos a Lluc y por último al refugio de Son Amer donde tenemos los coches. son las cuatro y cuarto cuando legamos dando por finalizada esta excursión. Han sido alrededor de 14 km en ocasiones por rincones de gran belleza.

Powered by Wikiloc

En este enlace podéis ver fotos de la excursión.


Para acabar os comunico que en la página web de Santueri tenéis disponible el calendario de este año.
Y no quiero despedirme sin desearon una muy faliz NAVIDAD y un próspero AÑO NUEVO 2018. MOLTS D'ANYS.